¿Sabías qué...

Los aceites industriales usados pueden provocar graves daños medioambientales y en la salud de las personas

El aceite usado, un residuo peligroso

Un alto poder contaminante en tierra, agua y aire
Sigaus Residuos
Algunos datos ilustrativos sobre el poder contaminante del aceite industrial
Icono Sigaus Residuos

Dos litros de aceite usado pueden contaminar tanta agua como la contenida en una piscina olímpica

Icono Sigaus Residuos

Cinco litros de este residuo quemados en una estufa contaminarían 1 millón de metros cúbicos de aire, la cantidad que respira una persona durante tres años

Icono Sigaus Residuos

1 litro de aceite de motor vertido puede llegar a formar una mancha de 4.000 m2 sobre el agua (un campo de fútbol)

Sigaus Residuos
Además de esta peligrosidad para la salud, los vertidos incontrolados de aceites industriales usados pueden tener unos efectos altamente contaminantes sobre el agua (tanto a nivel superficial como subterráneo) y el suelo. Así, los aceites usados vertidos en el agua originan una fina película que genera una barrera que puede impedir que el oxígeno contenido en el aire se disuelva en el agua, imposibilitando la supervivencia de las especies acuáticas. A ello se suma su inalterabilidad, ya que en el agua este aceite usado puede permanecer durante 10 o 15 años.

Por otro lado, los hidrocarburos saturados presentes en el aceite industrial usado no son degradables biológicamente, por lo que un vertido incontrolado del mismo sobre la tierra se acumula en el sustrato y puede producir una película impermeable que destruye el humus vegetal. Esto afecta a la fertilidad del suelo, al alterar el desarrollo de su actividad bioquímica, así como a la calidad de la capa freática, dada la alta capacidad de infiltración del residuo. Asimismo, la combustión incontrolada del aceite usado conlleva la emisión a la atmósfera de gases tóxicos con cloro, plomo y otros elementos, con efectos muy negativos.

Esta peligrosidad del aceite industrial usado hizo que fuera el primer residuo cuya gestión fue legislada en Europa, en concreto en el año 1975. A día de hoy, las autoridades europeas exigen su total control y correcta gestión para garantizar la protección del medio ambiente. En nuestro país, la normativa que regula la gestión de este residuo es el Real Decreto 679/2006, que exige a fabricantes e importadores de aceites industriales garantizar y financiar la correcta gestión del mismo, a través de sistemas de responsabilidad colectiva, como SIGAUS.
Durante su utilización, los aceites lubricantes se deterioran, degradándose químicamente y reaccionando con los materiales con los que entran en contacto, lo que produce sustancias nocivas para la salud y el medio ambiente.
Sigaus Residuos
¿Por qué es tan contaminante el aceite usado?
Icono Sigaus Residuos

Por la presencia de sustancias tóxicas y metales pesados

Icono Sigaus Residuos

Por su baja biodegradabilidad

Icono Sigaus Residuos

Por su capacidad de acumulación e infiltración en los seres vivos, la tierra y el agua

Icono Sigaus Residuos

Por la emisión de gases tóxicos, si se quema

Icono Sigaus Residuos

Por la persistencia en el tiempo de sus componentes nocivos